sábado, 18 de noviembre de 2017
Santa María Mazzarello
Visitas 527
- Por: www.salesianassanjose.es
A ti te las confío

 

Santa María Mazzarello

> María Doménica Mazzarelo, Maín para su familia, nació el 9 de mayo de 1837 en la pequeña localidad de Mornese (Italia) en el seno de una familia campesina. María era una chica muy sana y fuerte físicamente que se levantaba cada día a las cuatro de la mañana, para ir caminando –a veces, entre la nieve o el barro- de su casa al pueblo para asistir a la Santa Misa. A las siete de la mañana ya estaba de vuelta en casa para trabajar en el campo. En su casa, solía asomarse a la ventana desde donde se veía la torre de la iglesia de la parroquia y, desde allí, adoraba a Jesús-Eucaristía.

> Pero en 1852, estalla una terrible epidemia de tifus negro en Mornese. María –que tiene 15 años- se dedica a atender a los enfermos con enorme generosidad y logra que muchos sanen y salven su vida. Pero ella se contagia y está a punto de morir. Se encomienda con toda fe a la Virgen María y se salva. Pero, queda totalmente débil y sin fuerzas para dedicarse a las labores del campo. Al no poder ya trabajar en el campo, decide aprender a coser y trabajar como modista. Con su hermana y una amiga organizan un taller de costura para las niñas pobres. En el taller, además de enseñar costura, María organiza una escuela de catecismo: un Oratorio. Y, eso mismo estaba haciendo San Juan Bosco en otra ciudad, en Turín con los muchachos.
El Padre Pestarino (párroco del pueblo) observó que María Mazzarello y sus amigas, aunque no eran instruidas, tenían un enorme amor a Dios y a los necesitados y fuertes deseos de conseguir la santidad. Y entonces las reunió en una Asociación Juvenil que se llamó “De María Inmaculada”. Y, un día, mientras viajaba en tren, el D. Pestarino se encontró con Don Bosco, y le contó que en su pueblo de Mornese tenía un grupo de muchachas las cuales estaban haciendo respecto a las niñas, lo mismo que él estaba haciendo en Turín por los muchachos. Y lo invitó a que fuera a encargarse de dirigirlas. A Don Bosco le pareció formidable la idea, y anunció que pronto iría a visitar aquella bella obra.

> El 7 de octubre de 1864, San Juan Bosco fue por primera vez a Mornese. Aquella fue una fecha emocionante e inolvidable. Todo el pueblo salió a recibir a Don Bosco y a sus jóvenes alumnos que con una alegre banda musical venían a visitarlos. María Mazzarello que no había visto nunca a Don Bosco, apenas le oyó su primer sermón, quedó encantada y llena de admiración.

> El 5 de agosto 1872. La amistad con Don Bosco hizo crecer a pasos agigantados en santidad a la muchacha de Mornese. Don Bosco constató que aquellas muchachas que dirigía el Padre Pestarino eran excelentes candidatas para ser religiosas, y con ellas fundó el Instituto de Hijas de María Auxiliadora o Salesianas de Don Bosco, El Papa Pío X aprobó el Instituto de las Hijas de Mª Auxiliadora el 5 de agosto de 1872. Y, María Mazzarello fue elegida Superiora de la nueva Comunidad.

> En 1881, María Mazzarello ofreció su vida a Dios por la salvación de una muchacha que estaba en peligro de perder la fe, y Dios aceptó la propuesta. María se enfermó de pleuresía (inflamación de las membranas que cubren el pulmón). En plena vida, a los 44 años, el 14 de mayo de 1881, después de cantar un himno a la Virgen Santísima, expiró santamente.
 

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad